¡Reinvéntate! Puede salirte bien

  • por

Reinventarse quiere decir transformar nuestra forma de ser, sin dejar de ser quienes somos.

Según el profesor psiquiatra Luis Rojas Marcos, “Reinventarse siempre es algo provocado, por lo que generalmente no cambiamos si no se nos obliga a ello”. Tiene lugar cuando una persona ha de enfrentarse a un cambio (inesperado) importante en su vida o su entorno (tanto negativo como positivo).

La reinvención, suele conllevar implícita la “experiencia de revelación”, que hace pensar a las personas, que tienen que transformarse como, crear una imagen nueva, desarrollar otra profesión, volver al estado de soltería tras un divorcio, jubilarse…; e implica cambios de valores, por tanto de creencias, y de comportamientos. No consiste tanto en cambiar nuestras actitudes, sino en modificar las conductas.

Rojas Marcos en su libro “Eres tu memoria: conócete a ti mismo”, expone que decir a una persona “tienes que cambiar”, no sirve de nada si en ella no coincide con un momento de claridad (la experiencia de revelación).



A todos nos cuesta hacer cambios, a veces es duro reconocer y aceptar la nueva situación, y aun más, es el empezar a afrontarla.

Nicolás Maquiavelo dice en su obra El Príncipe, que «debe tomarse en cuenta que no hay nada más difícil de llevar a cabo, nada cuyo éxito sea más dudoso, nada más difícil de manejar, que el hecho de iniciar un nuevo orden de las cosas». Y yo me pregunto…¿por ello vamos a dejar de movernos, de caminar, de vivir la vida?

Tanto en los procesos que catalogamos como “positivos”, como en los “negativos y dolorosos” (pero aun más en éstos últimos), obtenemos y/o descubrimos y/o potenciamos, aspectos de nuestra personalidad que antes estaban ocultos. Podemos darnos cuenta de que somos más fuertes de lo que pensábamos.

“Tus diferencias pueden llegar a ser tus fortalezas. Cuando (Re)Descubres todas aquellas cosas que te pueden hacer una persona “distinta” a las demás, (Re)Descubres cuáles pueden ser tus energías más poderosas”

Este tipo de cambios se traduce en la CREACIÓN de un nuevo YO, y en el REDESCUBRIMIENTO de facetas de nuestra vida que habíamos olvidado (porque no nos eran necesarias) y/o dejado aparcadas, y eso requiere un esfuerzo por nuestra parte (como bien decía Maquiavelo). En las crisis (por desgracia) es dónde podemos ver más claramente ejemplos de personas que descubren que son perfectamente capaces de tener otra profesión, de CREAR un nuevo perfil laboral, un negocio…, a partir de sus habilidades, aficiones…, y que han puesto toda su energía, motivación, conocimiento… en conseguirlo.

Sí, existen y aparecerán muchos elementos ante los que deberemos luchar, como son la negación, la no aceptación, la pereza, los miedos, las dudas e incertidumbres, que nos producirán momentos de desasosiego, y/o de desmotivación, y/o de frustración…, pero si verdaderamente deseamos tener oportunidades ante los cambios, y sentimos la revelación de reinventarnos, no podemos quedarnos en un estado de queja, de justificación, y/o de espera a que los milagros ocurran.

Ya no vivimos en momentos donde permitirnos esa licencia, y cuanto antes lo aceptemos mejor. 

¡Levántate, sal de donde estés y haz que sucedan!

Adáptate a los tiempos: Velocidad + cambio contínuo

En la actualidad los cambios son continuos, van y vienen a gran velocidad (generalizando), y las personas que incorporen en su Escala de Valores la “adaptación al cambio”, tendrán más garantizada la probabilidad de éxito. Se valiente para seguir creciendo. Pon rumbo a tu zona de éxito. 

Uno de los principales problemas a nivel personal del cambio, de la transformación, de la reinvención, es el miedo, llegándonos a convertir nosotros mismos en nuestro freno. Tomar conciencia de que debemos decidirnos y LUCHAR por tangibilizar nuestros sueños es fundamental para convertir nuestros miedos (al fracaso, muestro miedo a pensar que no soy capaz, nuestro miedo a decirnos ya no es mi momento…) en oportunidad. «La duda causada por los miedos mata más sueños que el fracaso».

Aceptemos que vivimos un mundo que con cada paso que damos cambia, pero dicho cambio lleva implícito el aprendizaje (en mayor o menor medida tanto de lo positivo como de lo negativo). No podemos olvidar que generalmente de las situaciones que salen mal y/o en las que fracasamos, es de donde podemos aprender más.

13 herramientas para el cambio.

01. Aceptación. Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste, persiste.
 
«La aceptación es el núcleo de la transformación. La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente». Dr. Mario Alonso Puig

02. Control. Potenciar nuestro Autoconocimiento (conocerse a uno mismo es requisito indispensable si pretendemos reinventarnos para no ir a ciegas y evitar o minimizar posibles golpes) nos proporciona herramientas que nos aportan internamente control, y nos ayuda a evitar pensamientos como “Que sea lo que tenga que ser”. Elige tus pensamientos. 

“Las personas que dejan el control de su vida fuera de sí mismas, suelen tener más dificultades para reinventarse o para superar las situaciones” Rojas Marcos.

03. Confianza. Las personas que realizan procesos de cambio con más éxito, suelen ser personas optimistas, ya que se apoyan en sus logros del pasado (por pequeños que éstos sean) para pasado, para aumentar su autoestima (por tanto su seguridad) y su motivación. Cultiva tu optimismo. 

04. Visión. Es lo que queremos crear. Es diseñar tu YO Ideal, es decir, aquello a lo que aspiras ser, tanto a nivel personal como profesional. La visión es importante porque es lo que guía nuestra iniciativa y es donde podemos extraer fuerzas en los momentos difíciles. Es nuestra fuente de motivación por el cual seguimos actuando a pesar de los obstáculos que puedan presentarse. No existe Motivación sino tenemos identificado un «Motivo»  

05. Agrupar, capturar, procesar y planificar. El proceso de reinvención (transformación) requiere que agrupemos todas las cosas sobre las que debemos reflexionar y procesarlas (pensar) para que nuestros esfuerzos sean productivos (tengamos éxito). Pasos para lograr el éxito. 

06. Palabra. La palabra es una forma de energía vital. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones.

07. Conducta/comportamiento. Cómo comenta también Rojas Marcos, la verdadera reinvención, implica tener otras conductas/comportamientos (no es solo un cambio en nuestras actitudes), pero para cambiar nuestras rutinas de comportamiento, nos hacen falta tiempo, y sobre voluntad (repetición, repetición y repetición), que se suele poseer cuando somos conscientes de que debemos cambiar.

08. Emoción. La emoción significa movimiento y es un elemento clave el descubrirla. Se consigue desarrollando algo que ilusione. ¿Que te hace sentir feliz? ¿Que te llena de ilusión? 

09. Pasión. Una persona que nutra su ilusión, su confianza, su motivación… puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar. Re Elabora la forma de contemplarte: Confía en tí. 

10. Ejemplos. Fijarse en ejemplos de otras personas que han superado situaciones traumáticas. Para así derribar posibles barreras mentales que nos puedan surgir, y nos hace crear pensamientos negativos. No te amargues la vida. 

11. Foco. Apartar nuestro foco de atención de aquellos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, ya que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista alterado. Nuestros pensamientos definen nuestra realidad. Basta ya de Terríbilis. Aligera tu vida. 

12. Mentores. Ten mentores que te guíen/acompañen en el proceso. Un pequeño empujoncito externo siempre viene bien.

13. Excepción. Perderle el miedo a la palabra “excepción”. Excepción es algo que rompe los parámetros normales y hoy salir de lo normal es lo que puede convertirte en excepcional.

Recuerda: El éxito en la vida no está en triunfar siempre, sino en no darse por vencido. Invierte en ti mismo. Haz un plan para adaptarte al futuro.

Quiero dejaros un extracto de las palabras de Risto Mejide :

“Búscate entre tus habilidades. Busca qué sabes hacer. Qué se te da bien. Todos tenemos alguna habilidad que nos hace especiales. Alguna singularidad. Alguna rareza. Lo difícil no es tenerla, lo difícil es encontrarla, identificarla a tiempo. Y entre esas rarezas, pregúntate cuáles podrían estar recompensadas. Si no es aquí, fuera”…

«…Déjate la piel. No escatimes esfuerzos… Haz creer al resto que eres imprescindible…»

«…Busca una vida de la que no quieras retirarte jamás. Y un día en el que nunca dejes de aprender. Intenta no venderte y estarás mucho más cerca de que alguien te compre de vez en cuando. Ah, y olvídate de la estabilidad, eso es cosa del siglo pasado…» Risto Mejide

Crea tu Vida.

Polyana (Estilo de Vida Happy)
Baners 2
Baners 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.