REFLEXIÓN SOBRE UN VIAJE INTERIOR.

  • por

He aprendido que en el camino y sus instantes esta la vida….IMG_2638-740x740

A la meta llegamos con los aprendizajes interiorizados. Despacio, saboreando cada momento.

He aprendido que la fragilidad del cuerpo, del Ser, es tremendamente bella. Cada una de nuestras células guarda valiosa información.

He aprendido que honrar a los antepasados nos permite fluir en la vida. Sentir la fuerza de la vida. Sentir la sabiduría de la contemplación.

He aprendido que el amor y la pasión marcan la dirección. La paciencia y el tesón aportan observación.

He aprendido que la vida duele. Vivir ese dolor despierta compasión.

He aprendido que en cada Ser hay un gran talento que despertar y poner en acción.

He aprendido que todo está bien, que todo trae un nuevo aprendizaje.

He aprendido que si nos dormimos y no queremos despertar, la vida nos traerá la llamada para amanecer.

He aprendido que acoger los pedacitos del Ser crea algo mucho más grande.

He aprendido que el reconocimiento no está fuera, sino dentro. Que la presencia nos conecta con algo inmenso. Ya somos.

He aprendido que en las dificultades esta el desarrollo y la elaboración de un mapa ampliado.

He aprendido que la energía de la vida se canaliza a través de nosotros. Que somos mucho más.

He aprendido que agradecer de corazón a la vida y a las personas que comparten nuestro camino es un acto de devolución de lo que nos llevamos.

He aprendido que abrazarnos, sin más, con amor limpio y puro, despierta la bondad.

He aprendido a encontrar el “punto tierno” en mi, en ti, en lo que me rodea.

He aprendido que cada día tenemos infinitas posibilidades para seguir aprendiendo.

He aprendido que el camino de la transformación esta en cada instante.

Dejarse sentir las palabras al volcarlas sobre el papel es un proceso bonito.

¿Qué cosas estas aprendiendo en tu camino?

Polyana Pérez.

 

Si TE GUSTA, por favor comenta y difunde.

Zelle

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.